El Mar de Aragón

CONSTRUIDO EN 1966 SOBRE EL RÍO EBRO, TIENE UNA SUPERFICIE DE 7.540 HA. DE LÁMINA DE AGUA, SIENDO EL MAYOR EMBALSE DE ARAGÓN. TIENE UNA ANCHURA MEDIA DE 600 M Y SU PROFUNDIDAD LLEGA A SUPERAR LOS 60 M.

El ecosistema fluvial del embalse es bastante equilibrado. Frente a peces muy prolíficos como la carpa común y el alburno, existen algunos depredadores como el siluro —el mayor pez de aguas interiores de Europa, dotado de grandes barbas y de actividad nocturna— y el black bass.

Pesca en Fayón, foto de Turismo de Aragón

En cuanto a la flora, predominan en las orillas pequeños bosques de tamarizales y, en los últimos tramos del embalse, abundan los pinos carrascos que llegan a bajar hasta la misma orilla. También existen zonas de carrizales y plantaciones artificiales de álamos blancos, así como pequeños bosques de chopos. Tomillos, aliagas y arbustos como la retama completan la flora del ecosistema.

El paisaje presenta claros contrastes, desde las zonas cercanas a Los Monegros —bastante áridas con páramos, estepas y secanos— hasta zonas que albergan pequeños bosques de pinos y coscoja salpicados de matorral. También hay olivares, así como una extensa huerta de regadío. Son abundantes los cortados y los bosques de ribera albergan numerosas especies faunísticas de interés.

El Mar de Aragón, paraíso de la pesca fluvial, foto de Turismo de Aragón

Es de especial importancia natural y biológica la zona cercana del Aiguabarreig, situada en Mequinenza, con la confluencia de los ríos Ebro, Segre y Cinca. Está considerada una de las mayores confluencias fluviales de toda Europa y un espacio de tránsito e hibernación para especies venidas desde las zonas áridas de Monegros a las zonas húmedas del Delta del Ebro.

La torre de la iglesia del viejo Fayón, anegada por el embalse, foto de Turismo de Aragón

Entorno cultural

La construcción de la presa de Ribarroja supuso la desaparición de la mayor parte del casco urbano de la antigua Mequinenza y en consecuencia el trágico final de una villa milenaria. En la actualidad, el pueblo viejo de Mequinenza se ha reconvertido en el Parque de la Memoria ‘Jesús Moncada’, recuperándose las calles del antiguo núcleo urbano abandonado por la construcción del embalse y se han incorporado paneles informativos que invitan a conocer la población y la literatura del escritor mequinenzano.

Castillo de Mequinenza en lo alto, foto de Turismo de Aragón

El castillo de Mequinenza es un palacio-castillo intacto en lo alto de una colina dominando la confluencia de los ríos Ebro, Segre y Cinca. Fue construido por los Moncada, señores de la baronía de Mequinenza. Data de los siglos XIV y XV y señala el punto fronterizo entre Aragón y Cataluña, y entre las provincias de Zaragoza y Lérida. Es uno de los mejores castillos que el arte gótico legó a la Corona de Aragón.

Saladas de Chiprana, foto de Turismo de Aragón

Tampoco hay que olvidar lugares de marcado valor medioambiental como las Lagunas Saladas de Chiprana y un centenar de yacimientos arqueológicos y diversos mausoleos romanos como los de Fabara, Chiprana y Miralpeix. Este último fue trasladado en 1962 a su actual ubicación en el centro urbano de Caspe a causa de la construcción del embalse. Otros puntos de interés son el monasterio cisterciense de Nuestra Señora de Rueda, así como una curiosa red de torres de señales de las guerras carlistas.

Colegiata de Santa María la Mayor en Caspe, capital del Mar de Aragón, foto de Turismo de Aragón
Monasterio de Rueda, foto de Turismo de Aragón

Pesca

El embalse de Mequinenza ofrece un gran atractivo para los amantes de la pesca En 1965 se soltaron 20.000 alevines de perca americana y 175.000 alevines de carpa royal. Fue el principio de la gran riqueza piscícola actual; se piensa que el embalse contiene más de 50 millones de peces. Por ello, no es de extrañar que se celebren no menos de 30 competiciones al año, destacando el Campeonato Nacional de Pesca y el Concurso Nacional de Ciprínidos “Autonomía de Aragón“, dentro de las artes tradicionales y varios campeonatos internacionales para la pesca del black bass.

Pesca en el Mar de Aragón, foto de Turismo de Aragón

Junto a la pesca tradicional de ciprínidos crece la deportiva y tecnificada del black bass. A la pesca de carpa, carpín y alburno, las especies más abundantes y las más pescadas, se ha incorporado también la del siluro —introducido en Mequinenza en la primavera de 1974—, capturándose ejemplares de más de cien kilos y más de dos metros.

Deportes náuticos en el Mar de Aragón, foto de Turismo de Aragón

En cuanto al “black bass“, los primeros ejemplares llegaron en 1960, siendo hoy la seña de identidad de la ciudad de Caspe, considerada la capital europea del “black bass”. La pesca de este pez, desde barco, se realiza con señuelos artificiales y muchos pescadores internacionales llegan a este embalse para practicarla. Así, durante el primer fin de semana de octubre tiene lugar el Campeonato Internacional de Pesca del Black Bass, el más prestigioso entre todos los celebrados en Europa.

Deportes náuticos en el Mar de Aragón, foto de Turismo de Aragón

En el entorno del mar de Aragón se han establecido tres urbanizaciones residenciales y varios clubes deportivos que organizan continuamente competiciones de deportes náuticos, vela, piragüismo y motonáutica, contando con una infraestructura cada vez más consolidada de puertos, embarcaderos e instalaciones de guarda y atención.

Published by David Gonzalvo

Life is now, life is here

%d bloggers like this: